Etiquetado: artesanal

Cervecera Casasola

O cómo maridar cerveza artesana y cocina de calidad

La Cervecera Casasola, situada en los alrededores de Valladolid, se dedica a la elaboración de cerveza gourmet a partir de materias primas naturales y con métodos de elaboración artesanales. Los hermanos Agustín y Alfonso Perdomo-Spinola se decidieron a conseguir una cerveza exclusiva de alta calidad, lo que les llevó hace cuatro años a transformar la finca familiar de la que son propietarios.

La antigua granja convento de San Benito el Real, fundada por monjes benedictinos en el siglo XVI, se reconvirtió en el centro de elaboración de la cerveza Casasola. El agua proviene de unos manantiales subterráneos de agua pura situados en la finca, que también alberga cultivos de cebada maltera o colmenas de miel. El lúpulo es natural y procede de León, al igual que la levadura proviene de cebada del valle de Esgueva y es aislada en la Universidad de Navarra.

casasola_primaveracasasola_ness_ness

La Prima Vera y Ness Ness, dos de las variedades Casasola
 

Desde un principio, Agustín y Alfonso vieron las posibilidades que ofrecía su producto y el marco del que procede. Como ellos mismos dicen, trabajan para implantar en España el concepto de “birra turismo“. Quieren que la gente visite su factoría, situada apenas a cuatro kilómetros de Valladolid, que conozca de primera mano el proceso de elaboración y que disfrute con la cata de las cervezas. Con ese objetivo organizan degustaciones de platos elaborados con sus cervezas, maridajes con productos de la tierra que nos ofrecen otras maneras de disfrutar de la cerveza, creados por reconocidos chefs de Castilla y León y del resto de España.

El software de phood.me ya funciona en la sala de catas de la Cervecera Casasola

Hace una semanas nos invitaron a asistir a una de esas degustaciones. Era un día especial para nosotros, porque era también el estreno del software de phood.me en la Cervecera Casasola. Todo salió a pedir de boca, aprendimos con la visita guiada a las instalaciones, nos maravillaron los alrededores de la finca y, sobre todo, disfrutamos con el menú, que corrió a cargo de Carlos Gallego, chef del restaurante Los Llaureles (Torazo, Asturias).

casasola_mesa

El pan también estaba elaborado con cerveza

Efervescente de yogur con hierbabuena; maki mediterráneo de salmón y guacamole; buñuelos de bacalao preparados con cerveza La Prima Vera y mayonesa de soja; rollos de calabacín, panceta, queso manchego y langostino rebozado con Panko y alioli de cerveza Ness Ness. Estas son algunas de las delicias que pudimos disfrutar en la degustación. Muy pronto, os contaremos más cosas.

 
Anuncios

Dos clásicos madrileños: bartolillos y Jacinto Benavente (II)

Clara Collantes

En esta segunda entrega de nuestra visita a la Antigua Pastelería del Pozo os presentamos una de sus especialidades, cuyo proceso de elaboración pudimos conocer paso a paso.

Nos referimos a los bartolillos, un dulce típico de la repostería madrileña cada vez más difícil de encontrar, hasta podemos decir que en peligro de extinción. Pertenecen a la categoría repostera de las frutas de sartén, un curioso título que se remonta al siglo XV y hace referencia a los dulces fritos en aceite.


angel_villamil_bartolillos_antigua_pasteleria_pozo_phoodme_spain_03

Ángel Villamil, jefe pastelero, en el taller

Los bartolillos son parecidos a una empanadilla, con forma triangular, elaborados con una masa muy fina rellena de crema pastelera. La masa se hace con harina, manteca, sal y vino blanco, y es la misma que se utiliza para hacer los pestiños. Ángel Villamil, jefe pastelero, nos contó el secreto para conseguir un buen bartolillo: la masa tiene que ser dúctil y maleable.

 
jose_luis_bartolillos_antigua_pasteleria_pozo_phoodme_spain_02
José Luis rellenando los bartolillos

Amasar, dar forma, rellenar y a la sartén. Y es que el último paso consiste en freír los bartolillos en aceite hirviendo. Los que saben recomiendan comerlos recién hechos y aún calientes. Un dato importante: en la Antigua Pastelería del Pozo no los hacen todos los días, solo los fines de semana. Eso sí, durante todo el año.

 
javier_bartolillos_antigua_pasteleria_pozo_phoodme_spain_04
Javier friendo los bartolillos

Producen habitualmente unos 150, aunque nos dicen que han llegado a elaborar hasta 600 en otras épocas. Es curioso que todos coinciden en que el consumo de este dulce ya no es el que era, quizás por las dietas que limitan los fritos.

Un habitual de esta pastelería fue Jacinto Benavente, y se cuenta que tenía paso libre hasta la cocina. Era lo que hoy llamaríamos un cliente VIP, como lo fueron otras personalidades de la vida cultural y política madrileña. ¿Celebraría don Jacinto su premio Nobel en 1922 con un bartolillo?

caja_antigua_pasteleria_pozo_phoodme_spain_05